Scherzo

set/sep 2002

SPAGNA (SPA)

 

clicca sull'immagine per accedere all'articolo in versione pdf

click on the picture to access the article in pdf mode

Es esta superposición de pasado/presente lo que aprecio, amo, de este disco: las voces nasales pertenecen tanto al muecín redivivo como al inmemorial vendedor de babalucci

El disco es tan real como esta muchacha de nuca rubia pasando frente a la catedral normanda para encontrarse con su celoso novio de ojos negros en el claustro con olor a jazmín de San Giovanni degli Eremiti

El disco es tan real que no parece una reconstrucción

 

 

(LOS DISCOS EXCEPCIONALES DEL MES DE SEPTIEMBRE DE 2002)

Un pasado tan presente

Abballati, Abballati!

Cantos y sonidos de la Sicilia Medieval. Al Qantarah. FONÉ 001 SACD. DDD. 74'52". Grabación: Catania, 1998-2000. Productor e ingeniero: C.C Ricci. Distribuidor: Diverdi.

 

Sicilia, lo dicen sus poetas, o lo intuimos apenas pasear por Vucciria o Ballarò, es tan rica como pudo haberlo sido Al Andalus, pero el pasado es presente, no es un recuerdo más o menos recompuesto en ocasión de festivales o celebraciones de centenarios de culturas exiliadas, desaparecidas, Los intérpretes de este disco lo saben (¡claro está!) y lo anuncian cuando dicen "sonidos de la Sicilia medieval": pues son más o menos los mismos cuando suena el marranzanu o schacciapensieri, es decir el ahuyentapenas, o arpa de boca que tocan todavía hoy los obreros de las minas de azufre... Es esta superposición de pasado/presente lo que aprecio, amo, de este disco: las voces nasales pertenecen tanto al muecín redivivo como al inmemorial vendedor de babalucci, las polifonías recuerdan tanto a la pianghela corsa como el ballu sardo que habrán escuchado o bailado algunos trovadores como el Peire Cardenal en su viaje a Oriente, hasta Persia cuyo setar se mezcla con el ud o el friscalettu, la frágil flauta pastoril... El disco es tan real como esta muchacha de nuca rubia pasando frente a la catedral normanda para encontrarse con su celoso novio de ojos negros en el claustro con olor a jazmín de San Giovanni degli Eremiti; el disco es tan real que no parece una reconstrucción. El eclectismo del repertorio se extiende hasta la técnica digital bellamente llamada "Híbrida SACD", misteriosas siglas que prometen una restitu ción sonora en surround, y que felizmente suena muy bien en nuestros viejos lectores.

Pedro Elias